Joseph Kramer: Compartiendo el masaje erótico con el mundo

Actualizado: 13 jun

Parte 4: Sobre la creación de la primer escuela de masajes para resguardarse de la homofobia, los desafios de trajabar tocando cuerpos en medio de la pandemia del VIH, y del desarrollo del masaje erótico sin eyaculación




Link a la 3ra parte aqui


Introducción

Chris Rose presenta a su querido mentor, Joseph Kramer, y todos sus logros transmitiendo las enseñanzas de la sexología corporizada por el mundo

Bienvenidos a Speaking of Sex with The Pleasure Mechanics. Soy Chris de pleasuremechanics.com y en este podcast tenemos conversaciones explícitas y conmovedoras sobre todos los aspectos de la sexualidad humana. En el episodio de hoy continuamos nuestra conversación con Joseph Kramer, PhD, mi gran mentor erótico y desarrollador del masaje erótico. En la primera parte de la entrevista de la semana pasada, Joseph Kramer compartió su historia de crecer como un niño católico gay, ordenarse al sacerdocio jesuita y luego dejar el sacerdocio después de recibir su primer masaje. El masaje fue un despertar que devolvería a Joseph Kramer a su cuerpo y lo lanzaría a su vida de servicio erótico. En la entrevista de hoy, Joe continúa con su historia y nos habla de la difusión del masaje erótico por todo el mundo. Joe habla de su amistad con la gran artista erótica, estrella del porno, educadora sexual Annie Sprinkle y de cómo colaboraron a su manera única para desarrollar un masaje erótico para la vulva. Y también habla de Chester Mainard, mi otro gran maestro. Cómo se conocieron y juntos realmente desarrollaron y trabajaron en el masaje para el ano y la próstata. Entonces lo que tenemos aquí es una historia de estos tres masajes eróticos... Masaje erótico para el pene, para la vulva, para el ano y la próstata. Cómo se unieron todas esas habilidades táctiles y cómo Joe enseñó estas habilidades al mundo.

Porque creo que lo que es tan importante reconocer sobre la carrera de Joe no es sólo que comenzó The Body Electric School (La Escuela del Cuerpo Eléctrico y luego The New School for Erotic Touch (La nueva Escuela para el Toque Erótico). No solo comenzó una profesión llamada Sexoligical Bodywork (Sexología Corporal) que ahora se está extendiendo por todo el mundo, sino que también se centró en crear medios. Produjo más de 100 horas de educación erótica del toque. Desde temprano en el juego: produjo videos VHS de sus clásicas enseñanzas de masaje erótico, luego los DVD y ahora a través de internet ha entrenado a cientos de miles de cuerpos. Y sus medios en combinación con su circuito de enseñanza internacional sumados significan que Joe Kramer y su personal han capacitado a muchos de los educadores sexuales que ahora conocemos y amamos. Tantos maestros de tantra, educadores sexuales y educadores sexuales somáticos.Tantas personas que continuaron viviendo sus vidas y enseñando sobre sexo y convirtiéndose en educadores sexuales profesionales aprendieron sus habilidades táctiles del trabajo corporal de Joe. Esta es la historia de Joe Kramer, Annie Sprinkle, Chester Mainard. Tres pioneros eróticos que amaban el tacto, que veneraban el cuerpo, que creían en la transformación erótica y que juntos desarrollaron un cuerpo de habilidades sobre cómo podemos tocar las partes más sensibles del cuerpo humano con amor, con reverencia, con respeto.

Y como dice Joe al final de esta entrevista, ¿qué sucede cuando ponemos nuestra atención en esta parte tan preciada del cuerpo humano? ¿Qué sucede cuando ponemos la atención de nuestra vida en lo erótico? Joe Kramer, Annie Sprinkle y Chester Mainard son mis tres mentores eróticos que me llevaron a comenzar Pleasure Mechanics y me dieron los regalos que he pasado mi vida compartiendo con el mundo. Así que espero que disfrutes esta historia de Joe Kramer viajando por el mundo, conociendo a otros pioneros eróticos y poniendo en marcha un linaje de toque erótico que continuaría masajeando el mundo hasta convertirlo en un lugar más placentero. Aquí está la segunda parte de mi entrevista de linaje erótico con Joseph Kramer.

***

ENTREVISTA

Chris Rose: ¿Cuándo comenzaron a enseñarse las caricias eróticas y los masajes eróticos en círculos formales como parte de Body Electric?


Joseph Kramer: Los jesuitas me enseñaron el poder de tener una estructura en la cual trabajar. Ellos tienen escuelas por todas partes. Así que empezamos una escuela. Usamos la maravillosa frase de Walt Whitman Body Electric (Cuerpo Eléctrico). Así es cómo llegué a llamar a este despertar erótico, a la vitalidad de mi cuerpo, Cuerpo Eléctrico. Estaba buscando imágenes que coincidieran con lo que estaba sintiendo y aquí el gran poeta estadounidense Walt Whitman, el gran poeta homosexual estadounidense, usó ese término, Cuerpo Electrico. Y pienso que él también tuvo este sentimiento. Entonces comencé la escuela, la llamé Body Electric pero no tenía intención de que esa experiencia de erotismo fuera parte de ella. Había ido a cinco escuelas de masaje diferentes. Había tomado clases en cinco escuelas de masaje. Y algunos de ellos estaban en el área de la Bahía, en San Francisco, Oakland y Berkeley y eran descaradamente o menos que descaradamente homofóbicos. Dos hombres nunca trabajaban juntos. Y pensé, se necesita un lugar que no sea una escuela de masaje gay pero que no sea homofóbico. Y esa fue la idea de Body Electric y, oh, esto es lo que quiero hacer con mi vida.

Estaba buscando imágenes que coincidieran con lo que estaba sintiendo y aquí el gran poeta estadounidense Walt Whitman, el gran poeta homosexual estadounidense, usó el término Cuerpo Electrico. Y pienso que él también tuvo este sentimiento.

Así que en 1983 pasé un año preparándome. Tomé clases de anatomía, reuní a los maestros. Cada semana impartía una clase diferente gratis o a bajo precio para aprender a hacer masajes faciales o de pies, así que me preparé durante un año. En 1984, California me dio una licencia y aprobación para enseñar masajes y certificar masajistas. Así que eso fue en 1984. Lo que sucedió a partir de finales de 1981 fue el comienzo de la epidemia del SIDA. Y Nueva York y San Francisco fueron los dos lugares donde fue más prominente. Yo estoy a 10 millas de San Francisco y trabajo con hombres homosexuales. Así pasaron el 82, el 83 y el 84. Hasta 1984, ni siquiera conocían el virus del VIH, ni siquiera sabían qué estaba causando esto. Podría ser algo en el aire o cualquier cosa. Hay un gran miedo, especialmente en torno a los homosexuales. La gente no quería tener hombres homosexuales a su alrededor porque estas eran las personas que se enfermaban y morían y tenían esta plaga. Yo estaba tocando a hombres homosexuales y fue un momento importante porque tenían miedo y terror en sus cuerpos. Y descubrí cómo la emoción es contagiosa porque la sentía, pero de alguna manera la asimilaba en las sesiones introductorias. Era muy importante sacudir este miedo.

Y recuerdo al primer hombre que descubrí que tenía SIDA y que había sido mi cliente habitual. Descubrí que tenía SIDA y volvió esa semana y me moría de miedo tocarlo. Y recuerdo que durante ese masaje entré en mi miedo. Pero después, nunca más tuve miedo de tocar a alguien y supe que el SIDA no se trataba de tocar. Aunque una de las principales manifestaciones eran estas manchas por todo el cuerpo, el Sarcoma de Kaposi. Así que pensé, ¿cómo podré ser útil en lo que está pasando? porque estaba todo muy loco. Entonces, los profesionales y cuidadores que estaban al servicio de la gente con SIDA, cuando comencé la escuela en 1984, publiqué que podían venir y tomar clases a mitad de precio. Diría que varios en cada una de mis clases, en mis clases cortas y clases más largas, eran personas que trabajaban con personas con SIDA. Y así comencé a tener una sensación y un sentido en un nivel diferente de lo que estaba sucediendo.

De hecho, un año después, en 1985, pensé: el masaje erótico es así de maravilloso... Es casi mi preferencia sexual. Es una de las principales cosas que me encanta hacer. Mi mente pensaba “¿Quieres coger? ¿Quieres chupar? No, hagamos un masaje erótico. Y luego podemos hacer esas otras cosas, pero empecemos por ahí”. He conocido a algunos desde entonces, pero nunca antes había conocido a nadie que sus manos fueran su principal órgano sexual. De todas formas, ya en 1985 conocía formas que sé que son seguras para que los hombres homosexuales puedan tener relaciones sexuales. Muchos hombres continuaban enfermándose. Entonces decidí que iba a ofrecer una clase de masaje erótico en una clase abierta. Así el hombre de a pie entró en los mismos estados que mis clientes individuales. Tuvieron experiencias increíbles. Experiencias transformadoras. Y enseñé taoísmo. La acupresión y el taoísmo eran mi sistema. Y en el taoísmo, el objetivo a menudo es que los hombres no eyaculen. Eyacular lo menos posible. Esto no tenía ningún contexto real para mi porque también me gustaba eyacular. Pero en la era del SIDA, esto ya no era taoísta, era algo que no involucra el líquido que contiene el VIH.

La gente venía a mí buscando esta experiencia de un acontecimiento orgásmico, una experiencia placentera que era el masaje erótico e involucraba respiración, y toque erótico.

En 1986 comencé a dar muchas más clases. En ese momento llamé a este masaje que estaba dando masaje erótico taoísta. Anuncié un masaje placentero que no implica eyaculación. Y así fue una enseñanza para la mayoría de los hombres. La gente venía a mí buscando esta experiencia de un acontecimiento orgásmico, una experiencia placentera que era el masaje erótico e involucraba respiración, y toque erótico. Se trataba de un masaje de cuerpo entero. Le daba un masaje a la gente, para relajarlas. Al darle un masaje a alguien, ocurre una sintonía. Y hay un cimiento de confianza. Saben cuánto pueden confiar y dejarse llevar sobre la camilla de masaje. Y pueden sentir cuán hábil soy para estar con ellos. Entonces había un lugar maravilloso para ir desde allí hacia lo erótico. Y la erótica, sobre todo la masturbatoria, es probablemente una de las más cargada de costumbres. Las personas se involucran de la misma manera exacta para obtener la mejor experiencia y lo hacen una y otra vez. Entonces, algunos hombres se masturban de la misma manera desde que tenían 14 años. Mi experiencia fue ayudar a las personas a perder el hábito, enseñándoles la respiración, lo que puede mantenerlos presentes en su experiencia. Difundir los sentimientos, la emoción por todo su cuerpo más allá de lo que normalmente harían.

algunos hombres se masturbaban de la misma manera desde que tenían 14 años. Mi experiencia fue ayudar a las personas a perder el hábito, enseñándoles la respiración, lo que puede mantenerlos presentes en su experiencia, y difundir los sentimientos, la emoción por todo su cuerpo más allá de lo que normalmente harían.

Mientras daba un masaje, una mano a menudo estaba haciendo otras cosas. Estaría trabajando en el dedo del pie y el pene al mismo tiempo. Y lo llamé doble atención. Que a veces el placer erótico… Esa forma de sentir simplemente se iría de ahí al otro lado. O lo estaba esparciendo. Estaba despertando el tejido para que estos sentimientos pudieran extenderse. Y así fue el masaje erótico taoísta. Y sabía que era poderoso y había hecho estas clases cortas. Entonces un hombre me invitó, me llamó desde Nuevo México y me dijo: "Estoy en un grupo de hombres, unos 30 o 40 hombres y somos amigos y somos una red comunal que tiene sexo entre sí". Y esto estaba nuevamente ligado directamente a mi experiencia. Y él dijo: "¿Puedes venir y enseñarnos algunas formas de tener sexo entre nosotros que sean seguras, de las que no nos vayamos a contagiar de SIDA?" Y dije que sí.




11 visualizaciones0 comentarios